En la última década la capacidad instalada en energía eólica ha crecido notablemente, pasando de 1 GW en 2010 a 15,1 GW en 2019.

 

Brazil ya cuenta con 600 parques eólicos distribuidos en sus 12 estados, según la Asociación Brasileña de Energía Eólica (ABEEólica). Y actualmente representa el 9,2% de la matriz eléctrica nacional, situándose solo por delante las hidroeléctricas, con un 60,3%.

Además, las perspectivas de crecimiento prevén alcanzar en 2023 los 19,4 GW de capacidad eólica instalada. Sin embargo, este crecimiento podría ser mayor si la situación económica de Brasil fuera más estable. Este factor ha frenado el despegue total del sector al reducir la contratación de energía en las subastas reguladas.

Iberdrola, pionera en Brazil.

En 2006, Iberdrola inauguraba su primera instalación renovable en el estado de Rio Grande do Norte. Este hecho marcó el punto de partida de un emprendimiento que se ha expandido con fuerza en la última década. En la actualidad Iberdrola cuenta con 17 parques eólicos en funcionamiento, a través de su filial Neoenergia.

EDP Renováveis crece en sector eólico en Brazil.

La compañía portuguesa se ha adjudicado un acuerdo privado de compraventa de electricidad de 126 MW a 20 años para vender la energía generada por los parques Monte Verde VI y Boqueirão I-II. Estos dos parques suman una capacidad total de 126 megavatios y está previsto que empiecen a funcionar en 2022.

EDPR considera que el mercado eólico de Brazil tiene un perfil de riesgo reducido, unos recursos renovables atractivos y sólidas perspectivas a medio y largo plazo.