El poder para el pueblo: cómo Barcelona y Cádiz han tomado el control de la energía

Los Ayuntamientos de Cádiz y Barcelona se han establecido como distribuidores energéticos, eliminando intermediarios, y han comenzado a instalar paneles solares en edificios públicos con el objetivo de ser autosuficientes.

El “impuesto al sol” ha muerto, y Barcelona y Cádiz están dando pasos hacia el renacer de las energías renovables.

 

Los Ayuntamientos de Cádiz y Barcelona se han establecido como distribuidores energéticos, eliminando intermediarios, y han comenzado a instalar paneles solares en edificios públicos con el objetivo de ser autosuficientes.

 

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sigue adelante con sus políticas a menudo criticadas, como asegurarse de que todos los edificios y servicios municipales de la ciudad funcionen con energía renovable.

Al otro lado del país, en Andalucía, José María González (más conocido como Kichi), fue reelegido como alcalde de Cádiz el mes pasado, habiendo asumido el poder en 2015 con la misma marea que llevó a Colau al cargo, con la energía como tema central de su campaña.

“La política energética debería estar en manos de la gente”.

“En Cádiz organizamos dos foros permanentes de energía ciudadana y la gente ha sido la fuerza impulsora detrás de las mejoras que hemos realizado. La gente de Cádiz es el motor de la transición energética”.

 – Jose María González (Kichi), Alcalde de Cádiz.

 

La ciudad de Cádiz es un caso excepcional, ya que cuenta con su propia compañía eléctrica: Eléctrica de Cádiz, fundada en 1929, en la que el Ayuntamiento tiene una participación del 55%. Desde 2017 ha abastecido todas las necesidades municipales y alrededor del 80% de los hogares con energía de fuentes renovables.

Alrededor del 40% de la energía de Andalucía es producida por fuentes renovables, desde granjas eólicas y parques solares como los de San Roque, cuyos 67,000 paneles giran para seguir el sol, y la innovadora planta PS10 cerca de Sevilla.

Cádiz es una ciudad antigua, pero sus elegantes plazas ocultan el hecho de ser la provincia más pobre de Andalucía, la región más pobre de España, y una de las más empobrecidas de la Unión Europea. Una cuarta parte de la población de la ciudad está desempleada.

Con Kichi, 500,000€ de las ganancias generadas por Eléctrica de Cádiz se han empleado para prevenir la “pobreza energética” entre las personas más desfavorecidas de la ciudad, mientras que otras compañías energéticas simplemente cortan el suministro a quienes no pueden pagar.

“Las ganancias se invierten en Cádiz, no van a Qatar ni a un paraíso fiscal”.

González cree que las políticas sostenibles de la ciudad han sido un factor clave para atraer al productor de vehículos eléctricos Torrot a establecer su fábrica en Cádiz, con la consecuente creación de 200 empleos. En una ciudad donde la construcción naval se remonta a los tiempos fenicios, los astilleros también se han diversificado, ocupando puestos como la construcción de plataformas eólicas marinas.

Cádiz se ha embarcado en un programa de educación energética para hacer que las personas “conozcan la energía”, para entender cómo se produce la energía, para ser consumidores responsables y evitar caer en el engaño y firmar contratos abusivos. Más del 90% de la ciudadanía encuestada respaldó el cambio hacia las energías renovables.

En la mas adinerada Cataluña, Barcelona también ha tomado los asuntos energéticos en sus manos. Cuando la compañía eléctrica que suministraba la ciudad no solicitó la renovación de su contrato de 33 millones de euros el año pasado, el consejo decidió establecer Barcelona Energía (BE) para comprar energía renovable certificada directamente de la fuente.

“Nuestros objetivos como empresa pública son los de promover las energías renovables y llevar a cabo una transición ecológica”

“No buscamos obtener ganancias, y como servicio público no podemos subsidiar la electricidad porque eso sería competencia desleal, pero podemos ofrecer a las personas una gama de tarifas y, en el caso de las más vulnerables, podemos ayudar directamente”

“No pretendemos ser productores, sino representar a todos los pequeños productores, para ayudar con el consumo individual”

“Subsidiamos la instalación hasta en un 50% y ofrecemos descuentos en el IVA para que las personas puedan recuperar la inversión dentro de tres o cuatro años. Desde que se modificó la ley, se ha multiplicado por diez el número de proyectos. No vemos a los otros proveedores de energía renovable como competidores, sino lo contrario, les damos la bienvenida”.

– Eloi Badia, responsable de política energética del Ayuntamiento de Barcelona.

 

Sin embargo, como la mayoría de la gente en la ciudad vive en bloques de apartamentos, el problema es más complicado que instalar paneles solares en el techo de una casa. La mayoría de los bloques albergan una combinación de propietarios-inquilinos e inquilinos, y Badia dijo que aún no existe un marco legal para que las personas que viven en apartamentos compartan la energía generada por los paneles solares comunitarios.

Pero a partir del pasado enero, BE ha comenzado a suministrar electricidad a hogares privados. Las leyes de competencia significan que solo puede abastecer al 20% del mercado privado, aproximadamente 20,000 hogares, pero Badia dijo que a medida que la demanda aumenta, podrían crear compañías subsidiarias para satisfacerla.

España iba en camino de convertirse en líder mundial en energías renovables hasta que las grandes compañías de energía, alarmadas porque la autogeneración les costara la pérdida de clientes, persuadieron al anterior gobierno conservador para que introdujera el llamado “impuesto al sol” en 2013. Los propietarios de viviendas, lejos de ser alentados a instalar paneles solares a través de la posibilidad de vender el excedente de energía a la red, fueron tratados como proveedores y se les cobraron impuestos en consecuencia. Como resultado, el negocio de la energía solar en España sufrió un fuerte descenso.

En contraste, Alemania ofrece incentivos financieros para instalar paneles solares, con el resultado de que, con aproximadamente la mitad de las horas de sol, genera 10 veces más energía solar que España. El impuesto al sol fue eliminado cuando los socialistas llegaron al poder en junio de 2018.

Aunque las ciudades españolas están recuperando el tiempo perdido, otras no lo están haciendo tan bien y muchos estados miembros de la UE tendrán dificultades para cumplir los objetivos renovables para 2020. Un informe de 2017 realizado por Amigos de la Tierra revela que, mientras que Reikiavik en Islandia y Fafe en Portugal usan el 100% de energías renovables, las principales ciudades como Ámsterdam, Varsovia, Atenas, Londres y Zúrich dependen casi completamente de los combustibles fósiles. Wroclaw en Polonia y Gibraltar son los más sucios en este respecto, mientras que tres cuartas partes de la fuente de alimentación de París es nuclear.

 

________

 

Lee el artículo original en “The Guardian” https://www.theguardian.com/environment/2019/jun/14/power-to-the-people-how-spanish-cities-took-control-of-energy

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Insight and opportunities

Join 1000s of professionals

Jobs and industry news sent to your inbox weekly.

Give us a call

Phone Directory

Out of hours Contractor’s support
Glasgow – Head office
Operations, sales, finance & marketing

How can we help?

Email us

All About Renewables

Every Tuesday we email the latest opportunities, industry insights, news, and events.

Unsubscribe anytime