HidroCer, la cerámica “botijo” es un sistema que regula la temperatura de la envolvente del edificio pudiendo llegar a ahorrar en el uso de demanda energética hasta en un 90%.

La iniciativa ha sido desarrolladapor los investigadores del Instituto de Tecnología Cerámica de Castellón (ITC) y del grupo de Arquitectura Bioclimática de la Universidad Politécnica de Madrid (ABIO-UPM).

Un sistema limpio y eficiente.

Los Investigadores del Instituto de Tecnología Cerámica de Castellón (ITC) afirman “esta cerámica transpira, evapora y consigue mantener su temperatura superficial muy por debajo de las altas temperaturas exteriores de verano con muy poco consumo de agua, sin ningún otro aporte externo de energía y en tan solo 2,5 cm de espesor”.

Y es que reduciendo la temperatura de la envolvente de los edificios y las emisiones a la atmósfera, se mitiga el efecto isla de calor urbana y se mejora la calidad del aire que se respira en las ciudades.

Esperamos que esta iniciativa logre consolidarse como un elemento clave en el sector de la construcción.