El calentamiento global y sus consecuencias en el medio ambiente también están afectando a la vida de muchas aves y mamíferos.

Este fenómeno está provocando que muchos animales estén teniendo problemas para adaptarse a su entorno y, por lo tanto, se vean en la obligación de modificar sus costumbres y lugares en los que habitar. Las aves son una de las especies más afectadas por el calentamiento terrestre, y es a través de su presencia o ausencia cuando nos revelan información sobre el estado en el que se encuentra el medio ambiente.

En los últimos años cada vez más aves no migran o eligen rutas más cortas.

Mientras algunas especies se están convirtiendo en sedentarias, el aumento de las temperaturas también está provocando que especies que suelen habitar en climas más cálidos emigren hacia el norte o hacia zonas de mayor altitud.

Este fenómeno puede afectar también a sus ciclos reproductivos, al aumento o disminución de especies en ciertos hábitats y a una descompensada distribución geográfica.